El estrés del emprendedor

Los emprendedores, y la gente en general, estamos sujetos a cuotas de estrés. Por las cuentas, las ventas, los proveedores, el colegio de los hijos, el seguro… cualquier cosa. Con eso en mente, se me ocurre resumir unos consejos para manejar ese estrés, en internet verán miles de artículos sobre esto, 21 consejos, 5, 9… aquí van los míos que no son tantos.

1.- Ordena tus prioridades: Todo no puede tener la misma importancia, no es lo mismo pagar los impuestos en tres meses que pagar la nómina de ésta semana. Lo primero que debemos hacer es elaborar una lista que, en orden de prioridad, contenga lo que nos preocupa y se debe hacer. Una vez resuelto el punto, lo tachamos de la lista. Un problema menos del cual preocuparnos. Mensaje: Prioricemos!
2.- Descansa: Es común que la gente quiera trabajar 25 horas al día… eso es imposible, sin descanso, cada vez será más difícil enfocarnos y lograr nuestras metas. De modo que, tomemos los descansos, dejemos cosas para el día siguiente, es mejor llegar más temprano que quedarse hasta las 11pm cuando estamos agotados. El descanso de fin de semana y los anuales son fundamentales, disfrútalos! por eso los exige la ley.
3.- No te distraigas: En las oficinas y los negocios, siempre tenemos interrupciones… el teléfono, los correos, los visitantes. Trata de disminuir las interrupciones… no pases el día pendiente de los correos, respóndelos a una hora del día o en dos tandas, mañana y tarde. Haz algo, reserva una hora del día para esas cosas como el teléfono y el e-mail… en mi caso respondo correos a primera hora de la mañana y al final de la tarde. Las llamadas telefónicas las hago luego de responder los correos.
Por último,  Ser positivo: Es fundamental una buena actitud mental hacia nuestras obligaciones, porque de lo contrario sentiremos que estamos frente al cadalso. Cada día debemos dar lo mejor y ver nuestra lista de labores cumplidas… la que no se pudo hacer hoy sigue mañana.
Con estos mínimos tips, podremos ver que en el futuro sentiremos un mejor control de nuestras metas y, por ende, nuestro estrés tenderá a disminuir (seguramente en más de 50%).
Suerte!!!!
Joaquín Moreno